Lota Nasal Cerámica

N.º de producto: 470

No disponible en estos momentos

Notificar sobre disponibilidad
11,50
El precio incluye el IVA

LOTA DE CERÁMICA

DIFERENTES COLORES s/disponibilidad

 

La lota tiene sus orígenes en las costumbres higienistas de los yoguis tibetanos. Como sabemos, una buena respiración es la clave de una buena salud física y emocional, además de ser la base para mantener la armonía y el equilibrio energético.

La función de la lota es limpiar las fosas nasales y los senos craneales para facilitar una respiración fluida y ligera, además de otros tantos beneficios sobre el estado emocional y energético

La lota es un sencillo instrumento budista que se usa para realizar lavados nasales y despejar las vías respiratorias. Muy recomendada para casos de ronquidos, alergias, rinitis, sinusitis, resfriados, congestión nasal y deficiencias respiratorias.

Hoy en día nuestras vías respiratorias se ven profundamente perjudicadas por la mala calidad del aire que respiramos, la contaminación, el exceso de compuestos químicos tóxicos en casi todos los productos de limpieza, los pesticidas agroalimentarios, tabaco, etc. y es muy común padecer algún que otro trastorno respiratorio, por eso, realizar lavados nasales regulares (todos los días en la ducha, por ejemplo), evitará problemas como:

  • Sinusitis
  • Congestión nasal
  • Alergias
  • La sequedad o irritación de las vías respiratorias
  • Evitará la aparición de ojeras y bolsas en los ojos
  • Conjuntivitis
  • Ronquidos durante el sueño.

 

¿CÓMO SE USA?

Prepararemos la lota llenándola con agua templada (a la temperatura del cuerpo aproximadamente, 36º), en la que disolveremos una cucharadita pequeña de sal del Himalaya molida, mucho mejor que la sal común (que tan solo es cloro y sodio), la sal del Himalaya contiene 84 oligoelementos).

Debemos conseguir que el agua que entra por una fosa nasal salga por la otra en forma de hilo fluido y limpio. Para ello, debemos introducir el extremo de la lota por una fosa nasal e inclinando la cabeza y dejando la boca abierta y relajada, esperaremos a que el agua caiga por la otra fosa nasal.

Al principio el agua no caerá o lo hará de forma intermitente, pero después de un ratito veremos caer un hilo de agua limpio y fluido. Debemos repetir la misma operación con las dos fosas nasales hasta agotar el agua de la lota.

En el caso de congestión por resfriado, sinusitis o rinitis, debemos repetir la operación al menos dos veces al día y tener paciencia, ya que aunque en estos casos no veamos que el agua fluye de igual manera, la sal y el agua caliente realizarán su función y poco a poco descongestionarán las vías facilitando la respiración normal.

También recomendamos

EUCALIPTUS Planta
4,00 *
Alerphyt cápsulas
15,90 *
*
Los precios incluyen el IVA

Examine también estas categorías: CREMAS Y TRAT. TERAPÉUTICOS, ZERO WASTE, HOGAR