LIMPIEZA FACIAL

LIMPIEZA FACIAL

LIMPIEZA FACIAL

BENEFICIOS DE LA LIMPIEZA FACIAL

Independientemente de la edad, limpiar y purificar la piel cada día sigue siendo el mejor tratamiento de belleza.

 

 

Sea cual sea el tipo de piel, la limpieza cotidiana es imprescindible para el mantenimiento de un cutis perfecto,  sobre todo si queremos lograr la efectividad de cualquier tratamiento, ya que una piel limpia es más receptiva a los productos cosméticos.

La limpieza del rostro es imprescindible tanto si se utiliza maquillaje como si no. Por la noche para eliminar los restos de maquillaje o de polución, ya que si no se acumularían sobre la piel, y  por la mañana, para suprimir el exceso de sebo y desechos segregados durante la noche.

Al realizar la limpieza del cutis los movimientos siempre serán suaves sin frotar con energía. La efectividad de un desmaquillante se comprueba de inmediato, para las pieles secas o maduras son más indicadas las leches limpiadoras, las aguas micelares son adecuadas para todo tipo de piel y los formatos en gel o crema para retirar con agua, siempre son más efectivos para las pieles mixtas o grasas.

 

Tal y como hemos comentado se recomienda realizar dos limpiezas diarias, una por la mañana y otra por la noche y procederemos de la manera siguiente:

  • Retiraremos el maquillaje de los ojos con un desmaquillador especial para ellos, son preparados que poseen unas características de pH igual al de la lágrima, tienen gran poder de arrastre y propiedades antiinflamatorias y descongestionantes, por lo que evitan la irritación ocular y lesiones en los párpados.  Se puede utilizar aceite de germen de trigo o rosa mosqueta que además nutrirán este tipo de piel.
  • Después utilizaremos un desmaquillador adecuado a nuestro tipo de piel mediante masajes suaves, retirándolo a continuación con discos de algodón o esponjillas desmaquilladoras o con agua en caso de que así se indique. Este método resulta muy eficaz para eliminar los restos de maquillaje, exceso de grasa, suciedad acumulada, células córneas desprendidas y residuos de medicamentos que son eliminadas a través de la piel.
  • Aplicaremos el tónico específico para cada tipo de cutis. Los tónicos actúan como estimulantes, refrescantes y reanimantes del rostro y son empleados para proporcionar una eficaz acción limpiadora y tonificante.
  • Ahora es el momento de poner la crema hidratante si es de día, o nutritiva si es de noche, siempre adecuadas para cada tipo de piel y edad.
  • Normalmente a partir de los 25-30 años debemos incluir una crema específica para el contorno de ojos, la aplicaremos mediante presiones para estimular esta delicada zona, nunca estirando la piel ya que podríamos lastimarla.
  • Se recomienda realizar semanalmente (pieles mixtas o grasas) o quincenalmente (piles normales o secas) una limpieza más profunda de la piel como un peeling, para arrastrar las células muertas y posteriormente la aplicación de arcilla en forma de mascarilla para eliminar toxinas y aportar minerales y oligoelementos a la piel.

 

Nuestra piel al igual que el resto del organismo, respira, se alimenta y elimina toxinas por lo que si seguimos estas pautas de limpieza,  conseguiremos una piel más radiante, nutrida e hidratada y le ayudaremos a realizar las funciones fisiológicas vitales para su regeneración.